MANTO DE GOZO Y ALEGRÍA 

 

ISAÍAS 61:3: «Para ordenar que a los que lloran en Sion se les dé gloria en lugar de ceniza, óleo de gozo en lugar de luto, manto de alegría en lugar del espíritu angustiado; y serán llamados árboles de justicia, plantío del Señor, para Él manifestar Su gloria» 

Algunos al leer la Palabra de DIOS acerca los personajes bíblicos como seres que nunca han tenido problemas y que solo vivían de bendición en bendición. La Biblia, la Palabra de DIOS, es un libro de realidades y nos muestra en muchos lugares a hombres y mujeres atravesando situaciones tristes e imposibles, igual que nosotros. Lo hermoso de la Palabra de DIOS es que nos brinda aliento para vivir cada día de una manera sobrenatural, es decir: a la manera del SEÑOR. Ella es nuestro Manual de vida y conducta. Tú hace ya un tiempo que te sientes triste y vives con un espíritu de angustia, agobiado (a), que le hace ver todo bien oscuro y sin salida. En este mismo momento que tú estás leyendo este devocional, el ESPÍRITU SANTO quiere vestirte con un manto de gozo y alegría. No es un manto de resignación o conformismo por su situación, es un manto de gozo y alegría que quiere rodearte para hacerte experimentar la alegría que viene de lo alto, esa clase de gozo y alegría que hermosea el rostro, sana el corazón herido y nos da una nueva perspectiva de vida. Ese manto de gozo y alegría es un regalo de DIOS que hace posible que los creyentes encuentren paz y esperanza, incluso cuando la vida se les esté viniendo abajo. No empieces el día sin el manto de gozo y alegría, pues este manto te dará el calor de la Presencia de Dios y te guardará del frío de la angustia ¡Aleluyotaaa! ¡Paz y Gracia sean sobre tu vida en este día! #ContagiemosFe #NoviembreMásFuertesQueNunca #YoSoyCBINaciones #DondeLoImposibleNoExiste #Colombia ¡¡¡Maranatha: Jesucristo Viene Ya!!! 

 

MI DECLARACIÓN DE FE«En este día declaro en el Nombre Poderoso de Jesús: estoy cubierto (a) del manto de gozo y alegría que me da mi Padre Celestial» 

 

OREMOS JUNTOS: «Padre que estás en los cielos, gracias por este día. Abba Padre, me siento rodeado por dentro y por fuera de una fuerte angustia. Solo Tú puedes ayudarme dándome la vestimenta de Tu Espíritu Santo llamado manto de gozo y alegría. Cúbreme en este momento Padre mío, pues necesito experimentar el calor de Tu hermosa presencia. Lo creo, lo recibo y declaro todo esto en el Nombre Poderoso de Jesús, Amén y Amén».