CONSUELO Y PAZ 

  

MATEO 11.28 – 30: «Luego dijo Jesús: ‘Vengan a Mí todos los que están cansados y llevan cargas pesadas, y Yo les daré descanso. 29 Pónganse Mi yugo. Déjenme enseñarles, porque Yo soy humilde y tierno de corazón, y encontrarán descanso para el alma. 30 Pues Mi yugo es fácil de llevar y la carga que les doy es liviana’» 

JESÚS invita a todas las personas cargadas a venir a ÉL para descansar, aunque muchas veces no entendemos lo que está ofreciendo. Cuando los problemas nos abruman, la reacción más natural es pedir a DIOS alivio: «SEÑOR, no puedo más con esto. Te lo voy a dejar a Ti». Después de arrojar la carga nos marchamos, pero sin haber sido cambiados por dentro. DIOS no trabaja así. La invitación de JESÚS es que tú te unas en yugo con ÉL para que puedan caminar y trabajar juntos. ÉL no quiere solo tu carga; ¡te quiere a ti! El yugo de CRISTO es un símbolo de discipulado caracterizado por la sumisión y la obediencia a ÉL. El propósito de DIOS no es simplemente dar alivio, quitándote una aflicción pesada ¡No, mil veces no! El SEÑOR anhela atraerte a ÉL para tener una relación íntima y de confianza contigo. Quienes aceptan Su oferta son transformados, y no volverán a sus viejos caminos. Llevar el yugo de CRISTO da como resultado paz en el alma. Es posible que las presiones de la vida no disminuyan, pero si tienes una unión íntima con JESÚS, tu alma estará libre de la turbadora ansiedad, y la paz de ÉL reinando en tu corazón. Busca Su yugo; no tienes nada que perder, excepto tu cansancio, y mucho que ganar ¡Aleluyotaaa! ¡Paz y Gracia sean sobre tu vida en este día! #ContagiemosFe #JulioSeEscribeConJDeJusticia #CBINacionesEnCasa #DondeLoImposibleNoExiste #SeguimosSiendoIglesia #VolveremosAVernos #EsTiempoDeBuscarADios #Colombia¡¡¡Maranatha: Jesucristo Viene Ya!!! 

 

MI DECLARACIÓN DE FE«En este día declaro en el Nombre Poderoso de Jesús: en mi Dios encuentro consuelo y paz» 

 

OREMOS JUNTOS: «Padre que estás en los cielos, gracias por este día. Papito Dios, me acerco en este día a Ti en busca de consuelo y paz. Ayúdame a conocerte y entenderte, para sentirte y gozar de Tus bendiciones. Lo creo, lo recibo y declaro todo esto en el Nombre Poderoso de Jesús, Amén y Amén»