TEMEROSOS DE DIOS

 

JOB 1:6 – 8: «Pero un día se presentaron ante el Señor sus servidores, y entre ellos llegó también satanás. 7 Cuando el Señor lo vio, le preguntó: ‘¿De dónde vienes?’. Y satanás le contestó: ‘Vengo de andar recorriendo la tierra’. 8 Entonces el Señor le preguntó: ‘¿Y no has pensado en mi siervo Job? ¿Acaso has visto alguien con una conducta tan intachable como él? ¡No le hace ningún mal a nadie, y es temeroso de Dios!’».

 

En estos tiempos que estamos viviendo tenemos que ser temerosos de DIOS como lo fue Job. Algo que se ha perdido en la Iglesia de estos últimos tiempos es el temor del SEÑOR. Y cuando te hablo de temor del Señor, no te estoy hablando de miedo, terror ¡No, mil veces no! Es respeto, honra. Temor del Señor es amar lo que DIOS ama y odiar lo que DIOS odia. Y llama poderosamente la atención que DIOS mismo dio testimonio de Job diciendo que era un hombre temeroso de ÉL, con una conducta tan intachable, apartado del pecado, y no le hacía ningún mal a nadie. El problema de muchos cristianos es que no nos apartamos del mal, sino que nos enredamos en él, queremos que Dios nos proteja, pero no nos apartamos de las malas compañías, no apartamos de los malos caminos en que andamos. Hay una exhortación en la Palabra de DIOS: el cristiano que no teme a DIOS ni se aparta del mal la Palabra de DIOS declara que será quebrantado: «El que camina en integridad anda confiado; mas el que pervierte sus caminos será quebrantado» (Pr.10:9). Una garantía de la protección de DIOS sobre nuestra vida es que le temamos y que nos apartemos del mal, que andemos en Sus caminos y que tratemos siempre de hacer lo bueno delante de Sus ojos ¡Aleluyotaaa! ¡Paz y Gracia sean sobre tu vida en este día! #ContagiemosFe #JunioSeEscribeConJDeJúbilo #CBINacionesEnCasa #DondeLoImposibleNoExiste #SeguimosSiendoIglesia #VolveremosAVernos #EsTiempoDeBuscarADios #Colombia¡¡¡Maranatha: Jesucristo Viene Ya!!!

 

MI DECLARACIÓN DE FE«En este día declaro en el Nombre Poderoso de Jesús: ando en los caminos de mi Padre Celestial y hago lo bueno ante Sus ojos».

 

OREMOS JUNTOS: «Padre que estás en los cielos, gracias por este día. Padre Dios, hoy me arrepiento y te pido perdón por andar por Tus caminos en obediencia a Tu Palabra, pero a partir de hoy te pido que Tu Santo Espíritu me dé corazón para entender y discernimiento para apartarme de todo mal, andar en Tus caminos y hacer lo bueno delante de Tus ojos. Lo creo, lo recibo y declaro todo esto en el Nombre Poderoso de Jesús, Amén y Amén».