SIENDO FIELES CON DIOS

 

DANIEL 6:10: «Cuando Daniel supo que el edicto había sido firmado, entró en su casa, y abiertas las ventanas de su cámara que daban hacia Jerusalén, se arrodillaba tres veces al día, y oraba y daba gracias delante de su Dios, como lo solía hacer antes».

Tenemos que ser fieles con DIOS como lo fue Daniel. Los enemigos de Daniel buscaron ocasión contra él para destruirlo haciendo que el rey firmara un edicto para que nadie pudiera hacer petición a ningún dios u hombre que no fuera el rey (Lee Dn.6:1 – 10). Pero Daniel era fiel y nada ni nadie iba a hacer que él dejara de orar a DIOS, ni sus enemigos, ni sus amenazas, ni un edicto real, ni la amenaza de ser lanzado al foso de los leones, Daniel no cambió, el siguió orando y adorando a DIOS como siempre lo había hecho (Dn.6:10). Por su fidelidad a DIOS Daniel fue lanzado al foso de los leones, pero aun ahí la protección de DIOS estuvo con él (Lee Dn.6:20 – 23). Cuantos cristianos quisiéramos tener ese respaldo y esa protección de DIOS que Daniel tenía en su vida, pero lamentablemente nos somos fieles con DIOS, en el primer problema nos apartamos, con la primera critica abandonamos la Iglesia, cuando viene la oposición a nuestra vida nos atemorizamos y nos apartamos de los caminos de DIOS. Aprendamos de la fidelidad de Daniel para que nosotros también podamos decir: «pase lo que pase seguiré adorando, honrado, siéndole fiel con mis diezmos y ofrendas, y sirviendo a mi DIOS» ¡Aleluyotaaa! ¡Paz y Gracia sean sobre tu vida en este día! #ContagiemosFe #JunioSeEscribeConJDeJúbilo #CBINacionesEnCasa #DondeLoImposibleNoExiste #SeguimosSiendoIglesia #VolveremosAVernos #EsTiempoDeBuscarADios #Colombia¡¡¡Maranatha: Jesucristo Viene Ya!!!

 

MI DECLARACIÓN DE FE«En este día declaro en el Nombre Poderoso de Jesús: pase lo que pase seguiré siendo fiel con mi Dios».

 

OREMOS JUNTOS: «Padre que estás en los cielos, gracias por este día. Padre Dios, te doy gracias porque hasta aquí me has ayudado, hoy decido que pase lo que pase seguiré adorándote, honrándote, siéndote fiel con mis diezmos y ofrendas, y sirviéndote. Lo creo, lo recibo y declaro todo esto en el Nombre Poderoso de Jesús, Amén y Amén».